Joven familia latina viendo una película online.

Casa inicial o casa definitiva: ¿Qué es lo mejor para ti?

September 12, 2023 Lectura de 6 minutos

Share:

Así que quieres saltar a la piscina de comprar una casa. La primera pregunta que se viene a la mente podría ser: “¿casa inicial o casa definitiva?” ¿Vas a meter solo los mies al mercado o vas a lanzarte de cabeza? Las estadísticas de compra de vivienda recientes muestran que los compradores por primera vez fueron el 33% de todos los compradores en 2019.1

En los Estados Unidos, el sueldo promedio de los propietarios de vivienda es $72,615 y el de quienes alquilan es $35,9622. Si esos números te parecen desalentadores, debes saber que hay bastantes caminos para convertirse en el propietario de una casa, siendo las viviendas iniciales la opción más asequible.

No hay una respuesta única para saber cuál es el mejor camino, pues todo depende de tu situación personal y tus objetivos. Explicaremos cuáles son las características de una buena casa inicial y de una casa definitiva, incluyendo sus beneficios y desventajas. También te ayudaremos a decidir qué es mejor para ti usando un conjunto de preguntas importantes.

¿Qué es una casa inicial?

Una casa inicial es una casa o condominio pequeños que se compra como primera casa. Por lo general, las propiedades tienen dos habitaciones o menos (o son pequeñas de tres habitaciones). Además, no suelen tener todos los servicios que quisieras o podrían estar en un lugar que no es ideal. Esta es una opción popular con los compradores jóvenes porque es menos caro y puedes comprarla sin tener que esperar años para ahorrar para el down payment.

Comprar una vivienda inicial puede darte la oportunidad de ahorrar dinero y al mismo tiempo generar valor líquido por una propiedad, algo que no puedes hacer cuando alquilas.

¿Cuánto tiempo debes quedarte en una casa inicial?

Debes quedarte en una casa inicial por al menos 2 años, pero idealmente deberías quedarte de 3 a 5 años. Los motivos incluyen evitar impuestos sobre las ganancias de capital y ganar dinero sobre tu inversión, algo de lo que hablaremos más, más abajo.

¿Qué es una casa definitiva?

Una casa definitiva es una en la que puedes imaginarte viviendo por mucho tiempo. A diferencia de una casa inicial, una casa definitiva tiene todo (o casi todo) lo que podrías querer. Por ejemplo, puede que tenga una cocina más grande, más habitaciones, un jardín, fácil acceso al transporte público; cualquier cosa que puedas visualizar. Las casas definitivas son más caras, pero tienen un valor de reventa más alto que las casas iniciales.

¿A qué edad deberías comprar tu casa definitiva?

Un tercio de los propietarios de vivienda de 33 a 37 años ya se habían establecido en su “casa definitiva” (más comúnmente una casa de cuatro habitaciones) en 20183. Sin embargo, no existe una edad mágica y cada situación es diferente. Se resume en si puedes pagar una casa en tu lugar ideal y cuáles son tus planes para el futuro.

Sólo estoy explorando​.

Responde a unas cuantas preguntas y averigua lo que te puedes pagar, sin necesidad de comprobar tu crédito.

Casa inicial vs. casa definitiva

Al igual que muchas decisiones riesgosas o importantes, cuando comparas las casas iniciales con las casas definitivas, hacer una lista de ventajas y desventajas es un excelente lugar para comenzar. Es útil ver los diferentes factores en tu vida y usar mucha previsión al crear estas listas.

Pero prepárate para cambiar tu punto de vista una vez comiences a buscar una casa y entiendas mejor las condiciones del mercado inmobiliario. Tal vez inicialmente pensabas que debías estar viendo casas iniciales, pero ¿qué pasa si encuentras la que pudiera ser tu casa definitiva? A veces, cuando sabes, sabes. ¿Correcto?

Veremos algunos de los beneficios e inconvenientes de cada una para ayudar a dirigir tu búsqueda de una casa en la dirección correcta.

Casas iniciales

Las casas iniciales son mejores si eres un profesional más joven que acaba de comenzar con su carrera o a formar una familia. Tal vez no sepas qué tan rápido algo como un nuevo empleo, una relación o un bebé pueden cambiar tus necesidades de vivienda cuando eres joven. Una casa inicial te da la flexibilidad económica que necesitas si tu situación cambia, particularmente si todavía estás en el proceso de descifrar las cosas.

Comprar una casa inicial te da muchos beneficios únicos, pero también tiene algunos inconvenientes que debes considerar, incluyendo:

Ventajas:

  • Precio más bajo: Esta es sin duda una de las características más atractivas de una casa inicial. Son más asequibles que las casas definitivas, lo que significa que puedes comprar una sin tener que esperar hasta tener un down payment alto.

  • Impuestos sobre la propiedad más bajos: Por lo general, las casas iniciales tienen impuestos sobre la propiedad más bajos, algo que debes tener en cuenta al evaluar tus opciones.

  • Menos compromiso: Estas viviendas te dan la oportunidad de ver cómo es ser el propietario de una casa. Si estás acostumbrado a que el propietario de la vivienda se encargue de las reparaciones, una casa inicial podría darte la experiencia que necesitas para aprender a manejar tu casa definitiva en el futuro.

  • Menos mantenimiento: Generalmente son más pequeñas que las casas definitivas, lo que significa menos mantenimiento. También te ahorrarás más dinero cuando necesites calentar o enfriar la casa.

  • Ahorras dinero en muebles: ¿Otro beneficio de comprar una casa pequeña? Necesitas menos muebles para llenarla. Esto te permite ahorrar en decoraciones.

  • El potencial de inversión futura: Una casa inicial puede ser una excelente propiedad de inversión si decides quedártela después de mudarte. Puedes alquilarla mientras vives en tu casa definitiva, lo que agregaría otra capa de ingresos a tu economía.

Desventajas:

  • Tamaño más pequeño: Son más pequeñas que las casas definitivas. Es posible que una casa inicial no tenga suficiente espacio para tus necesidades si planeas tener hijos o vivir con familiares.

  • Más reparaciones: Usualmente necesitan un poco de trabajo. Pide una inspección antes de comprar y asegúrate de estar listo para tratar con cualquier reparación necesaria.

  • Más difícil de vender: Muchas casas iniciales están en lugares que no son ideales. Es posible que te cueste más venderla cuando finalmente decidas hacer el cambio.

Casas definitivas

¿Estás planeando establecerte en un área en particular? Si estás pensando en comenzar una familia o si estás estable profesionalmente, invertir en una casa definitiva puede ser una opción más cómoda y económicamente acertada.

Hay muchos motivos para emocionarse por encontrar tu casa definitiva, y también algunos inconvenientes:

Ventajas:

  • Personalízala a tu gusto: Puedes sentirte cómodo invirtiendo en detalles y adiciones que se adaptan a tu estilo de vida sin pensar mucho en el valor de reventa.

  • Echas raíces: Tu familia puede desarrollar relaciones duraderas y realmente volverse una parte de la comunidad. Tus hijos pueden hacerse amigos de los vecinos y compañeros de la escuela sin el impedimento de una mudanza inminente.

  • Crece en tu espacio: Las casas definitivas son generalmente más grandes, por lo que tendrás más espacio para una familia más grande o para áreas especiales.

  • Menos mudanza: Las mudanzas toman tiempo y cuestan dinero, sin mencionar la carga emocional que pueden poner sobre tus hijos si te mudas lejos o cambian de escuela.

  • Colecciona muebles a medida: Como estás metido en esto a largo plazo, te sentirás mejor si inviertes en muebles y decoración que funcionen a la perfección en tu espacio.

Desventajas:

  • Costo más alto: Una casa definitiva seguramente cuesta más que una casa inicial y podría dejarte más apretado económicamente.

  • Más mantenimiento: Con una casa más grande, viene más mantenimiento. Junto con el mantenimiento, también costará más calentar y enfriar la casa.

  • ROI más lento: Si una casa está lista para mudarse, no podrás generar plusvalía rápido por medio de remodelaciones. Con el tiempo, seguramente ganará valor, solo no tan rápido como con el capital generado por tu propia mano de obra.

Cómo elegir la mejor opción: 8 preguntas que debes hacerte

Hay muchísimos factores a considerar cuando estás evaluando tus opciones para comprar una casa, incluyendo la capacidad de pago, tus planes a futuro, el lugar de la casa y la condición. Hemos incluido algunas preguntas cruciales que debes hacerte. Para recibir una asesoría a la medida, habla con tu asesor financiero o uno de nuestros expertos en préstamo hipotecarios.

1. ¿Qué tipo de casa puedo pagar?

¿Sabes cuánto puedes pagar por una casa? Un buen lugar para comenzar tu investigación es obtener la preaprobación para la hipoteca. Una preaprobación es una aprobación preliminar de un prestamista hipotecario que te dice de cuánto podría ser tu préstamo. La preaprobación hipotecaria te permite reducir tu búsqueda de una casa y te da una expectativa más realista de lo que puedes pagar.

Antes de comenzar a ver casas, obtén una preaprobación y comienza a buscar casas por debajo de tu límite. También hay opciones de ayuda para comprar una casa que están disponibles para una variedad de situaciones como:

Otro excelente recurso para los posibles compradores es nuestra calculadora de capacidad de pago.

2. ¿Qué tamaño de casa necesito? 

Un error que los compradores de una casa inicial cometen es comprar la casa más grande que puedan. Podrías pensar que si te aprueban una hipoteca para una casa de $200,000, ¿por qué no usar los $200,000? El punto de comprar una casa inicial es ahorrar dinero y eventualmente mudarte a la casa de tus sueños.

Piensa en tu estilo de vida y tus objetivos. ¿Te gusta tener espacios para compartir al aire libre? ¿Necesitas una casa apta para mascotas que tenga una habitación en la que tus mascotas pueden estar libremente? Es posible que tengas que ceder en ciertos factores, como espacio interior para otras actividades que se adapta mejor a tus necesidades.

Sobre todo, enfócate en la capacidad de pago y en vivir por debajo de tus medios. De lo contrario, podrías terminar atrapado en tu casa inicial por muchos más años de lo que te gustaría.

3. ¿Cuánto tiempo planeo quedarme en esta casa?

No solo sería molesto mudarte demasiado pronto después de comprar una casa nueva, sino que también afectaría tu bolsillo. Vender tu casa puede ser caro y si no has vivido en ella lo suficiente para crear capital, podrías terminar cubriendo solo los gastos o incluso perdiendo dinero después de todos los cargos y gastos relacionados con vender tu casa (por ejemplo, cargos de un agente inmobiliario).

Si te mudas antes de haber vivido ahí por 2 años, también podrías estar sujeto a impuestos por ganancias de capital. Si no puedes garantizar que querrás vivir en la propiedad por más de 2 años (idealmente por lo menos 5), debes reconsiderar comprar una casa.

Algunos motivos por los que tendrías que mudarte incluyen:

  • Conseguir un trabajo nuevo o tener un trabajo que te pide que traslades
  • Cambios en tu estado civil o tu relación
  • Comenzar una familia o ampliar tu familia
  • Apoyar o cuidar a otros familiares

Si crees que cualquiera de estos pudiera aplicarse a ti, deben ser un factor de peso en tu decisión de comprar o no una casa.

4. ¿Este lugar satisface mis necesidades y mi futuro?

Considera el lugar de una casa antes de comprar. Posiblemente no tengas que preocuparte por cosas como el distrito escolar o los parques locales si estás buscando casas iniciales. Sin embargo, debes pensar qué tan lejos está la casa de tu trabajo. Incluso si una propiedad tiene el precio correcto, un viaje largo al trabajo podría ser un gran inconveniente.

Haz un mapa de tu recorrido o haz un “viaje de prueba” para calcular cuánto tiempo pasarías en la carretera cada día. Podrías tener que comenzar de nuevo y buscar una casa que esté más cerca, pero tenga menos entretenimiento.

Como ahora muchos trabajamos desde casa, aún debes considerar la distancia de la familia y los amigos, entretenimiento y los servicios. ¿Te servirá este lugar en el largo plazo o por al menos 5 años?

Descubre cuánto puedes pagar.

Tu monto de aprobación te dará una idea de los costos de cierre que tendrias que pagar.

5. ¿Cuál es la condición de esta propiedad?

Asegúrate de que ambos pidan una inspección de la vivienda y una tasación antes de firmar tu hipoteca. (La mayoría del tiempo, los prestamistas piden una tasación). Un tasador calcula el valor de mercado justo de una vivienda, en otras palabras, te dice cuánto vale la casa. Lo que un tasador no hará es decirte qué tomacorrientes funcionan o si hay que reemplazar el pasamanos de las escaleras. Eso solo pasa durante una inspección.

Pide una inspección antes de invertir en la casa. Durante una inspección, un experto se toma el tiempo de hacer un recorrido de tu casa y preparar una lista de todo lo que hay que reemplazar o reparar.

6. ¿Tengo los medios para hacer renovaciones?

Cuando tengas una idea del alcance de las renovaciones que necesita una propiedad, piensa en si tienes los medios para completarlas. Esto incluye el tiempo en tu horario de cada día, los fondos necesarios y el tiempo total en que te gustaría completarlas.

Hay opciones financieras si quieres hacer mejoras a tu casa en el futuro, como un refinanciamiento para hacer renovaciones. Pero algunas renovaciones no pueden esperar, como los problemas estructurales o cosas que podrían afectar tu salud, como el asbesto o el moho. Todo esto debe tomarse en cuenta cuando evalúes tus opciones.

¿Qué mejoras no pueden esperar y qué reparaciones son urgentes?

¿Tienes los medios para asumir los problemas urgentes y tienes algún plan para abordar los otros más adelante?

7. ¿Cuánto costará realmente la casa?

Aparte del costo de las renovaciones necesarias, también debes considerar los costos adicionales que algunos compradores de vivienda frecuentemente pasan por alto. Algunos de estos costos incluyen:

Renovaciones: ¿Estás preparado si se pasan del presupuesto o toman más tiempo de lo esperado?

Tasa hipotecaria: Tu tasa hipotecaria tendrá un impacto en tus costos a lo largo de los años.

Seguro de la vivienda: Bastante más caro que el seguros de arrendatario; dependiendo de tu situación, también podrías tener que pagar un seguro hipotecario privado.

Mantenimiento del interior: Sin un arrendador para llamar cuando hay que hacer reparaciones, ¿estás preparado para pagar cosas como reparaciones de la línea blanca, reemplazar el piso, amueblar un espacio grande o diferente y estar al día con los pagos de los servicios públicos?

Mantenimiento del exterior: Esto puede incluir las flores y plantas, la pintura, el revestimiento, la limpieza de hojas y nieve, etc.

Costos de mudanza: ¿Tendrás que contratar ayuda para mudarte, pedir unos días en el trabajo o contratar a una niñera?

Cargos de la compra de una casa: Impuestos especiales, cargos de bienes raíces, costos de cierre, etc.

Ten en cuenta que posiblemente se aplicarán otros costos a tu situación. Cuando te sientes a calcular el costo de una propiedad, intenta incluir todos los costos “ocultos” también. Esta calculadora de hipotecas es un excelente lugar para comenzar. Una vez tengas el estimado final, es prudente inflar el número un poco para darte holgura en el presupuesto.

8. ¿Va a apreciarse el valor de la casa?

De la misma manera que una casa debe ser asequible, también debe verse como una inversión que generará de valor con el tiempo. Los inmuebles son una de las formas más importantes de crear riqueza y la falta de inversión equitativa en bienes raíces es causa importante de la brecha de vivienda de las mujeres y otras disparidades de riqueza.

Algunos buenos indicadores de crecimiento potencial del valor de una casa incluyen:

  • Aumento del mercado laboral
  • Reducción del desempleo o bajo desempleo
  • Buenos distritos escolares
  • Apertura de negocios en el área
  • Proyectos de desarrollo

Y más importante aún, debes ver los datos históricos de compra de viviendas. Mira los precios promedio de las casas a lo largo de los años y busca tendencias en esos datos. Lo ideal es que esas tendencias vayan en aumento y hacia la derecha. 

Entonces, ¿qué tipo de vivienda es el adecuado para ti? Veamos más de cerca cuándo tiene sentido comprar una casa inicial y cuándo no.

Cuándo sirve comprar una casa inicial

Las casas iniciales funcionan para las personas que no están necesariamente listas para echar raíces, pero que sientan que están listas para convertirse en compradores de vivienda. Las casas iniciales sirven como una prueba para ver qué tan bien le das mantenimiento a la casa antes de probar mantener una propiedad más grande. Las casas iniciales también funcionan si todavía no necesitas el espacio, lo que nos lleva a preguntarnos: “¿Qué tanta casa necesitas?” No siempre es sensato comprar una casa grande solo porque puedes pagarla.

También puedes generar capital en una casa inicial. Puedes vender la casa o alquilarla si tienes el dinero para renovarla más adelante; dos cosas que no puedes hacer si alquilas. ¿No sabes qué te depara el futuro? Puede ser una opción prudente decidirte por una casa inicial.

Cuándo sirve comprar una casa definitiva

¿Quieres echar raíces en un área en particular? Las casas definitivas son más grandes, más caras y tienen más entretenimiento. Si estás pensando en comenzar una familia o si estás estable profesionalmente, invertir en una casa definitiva puede ser una opción más cómoda y económicamente acertada.

Una casa inicial es una propiedad asequible que sirve como vivienda del nivel básico. Suelen ser más pequeñas que otras casas y tienen menos entretenimiento. También suelen necesitar más amor y cuidados que las casas definitivas.

Las casas definitivas son mejores para los adultos que saben que quieren quedarse en un área en particular por bastante tiempo, que están estables profesionalmente o que quieren comenzar una familia. Recuerda que más adelante en la vida, muchos adultos mayores eligen mudarse a una casa más pequeña, por lo que tú “casa definitiva” no tiene que ser “definitiva” si eso no es lo que estás buscando para el largo plazo.

Lo que sea que decidas comprar, necesitarás una preaprobación hipotecaria para tener una imagen más real de tu panorama para un préstamo. Obtén la preaprobación ahora para que puedas analizar tus opciones.

1  National Association of REALTORS® (NAR), 2019

2  JCHS of Harvard University, 2020

1  Census Bureau Analysis de USA Today

Da el primer paso para comprar una casa.​

Obten la aprobación para ver a qué calificas.